Cantera Galicia

Información del fútbol base gallego

Juan Vidal ‘Chofri’: «Hay que acabar las ligas sí o sí porque hay mucho trabajo, tiempo y dinero invertido por parte de los clubs»

En las siete jornadas de la segunda vuelta ha ganado más partidos (tres) que en la primera parte de la temporada. El Xuventude Oroso caminaba hacia la zona de permanencia (a dos puntos) cuando se interrumpió la competición. Juan Vidal ‘Chofri’ es el entrenador del club de Sigüeiro.

Nota del equipo en lo que va de temporada.
Dividiría la temporada en tres fases. Una primera fase en la que el equipo entrenó, se adaptó y compitió bien, una segunda en la que dudamos un poco de nuestra identidad y también entrenamos desanimados y una tercera fase, en la que estamos ahora, de sobresaliente y en la que estábamos mejor en ningún otro momento: seguros de lo que nos hace fuertes, entrenando mejor que nunca y con la pizquita de suerte que nos faltó en algún que otro tramo de la liga.

¿Es justa la clasificación?
Sí. Perdimos casi siempre por un gol de diferencia y empatamos muchos partidos. En la mayoría de los partidos, los rivales apenas nos hicieron ocasiones de gol y, muchas veces, perdimos partidos en los minutos finales o por fallos muy aislados sin que nos hubiesen creado anteriormente peligro. No diría que ha sido mala suerte sino la suma de muchos factores: inexperiencia, capacidad para adaptarse al nivel competitivo de la liga, pizca de mala suerte en momentos muy determinados, la dinámica, jugadores que venían de ligas inferiores…

¿En qué zona esperaba que estuviese el equipo a estas altura de la temporada?
Nuestro objetivo era no descender y la posición iba a variar por detalles. Creo que el equipo se salvará en lo que queda de liga.

«Inexperiencia, capacidad para adaptarse al nivel competitivo de la liga, pizca de mala suerte, jugadores que venían de ligas inferiores…»

¿El equipo ha mejorado más a nivel colectivo o individual?
Considero que las dos cosas van unidas. Para que un equipo mejore a nivel colectivo, sus jugadores tienen que dar un salto individualmente. Somos un equipo recién ascendido con jugadores que nunca habían estado en División de Honor. Nuestro salto vino gracias a que los jugadores consiguieron adaptarse a la liga a nivel individual, pero también gracias a que a nivel colectivo cada uno supo mejor a qué jugar, lo que hace fuerte y débil al equipo. Hemos cambiado ciertas actitudes/hábitos individuales que, en esta liga, los jugadores no se podían permitir y nos penalizaban demasiado.

¿Cuál ha sido el jugador que más ha evolucionado?
Todos los jugadores del equipo y de estas ligas evolucionan en rachas; depende mucho de su mentalidad y de su actitud. Es normal que tengan una racha buena con un momento de parón y después otra buena. No podría decir ningún jugador porque hay muchos en el equipo que tuvieron fases en las que han evolucionado mucho.

¿Cuál es el MVP de la temporada en el Oroso?
No me gustaría destacar a un jugador por ser mejor técnica, táctica o físicamente. Somos un equipo que vive del colectivo y de hacer lo que la situación exige y eso, muchas veces, no es lo deseado o ‘más bonito’ para el jugador. Destacaría a cualquiera que sale al campo y, dentro de sus limitaciones, hace lo que se le pide y es mejor para el equipo aunque eso implique que no pueda lucirse tanto.

«Hemos cambiado ciertas actitudes/hábitos individuales que, en esta liga, los jugadores no se podían permitir y nos penalizaban demasiado»

¿Ha conseguido que el equipo jugase a lo que pretendía antes de empezar la liga?
El cambio para los jugadores ha sido muy grande. Eran niños acostumbrados a jugar en Liga Gallega y a tener el balón y a hacer con él, más o menos, lo que querían. La nueva liga les ha exigido un cambio que primeramente aceptaron pero, una vez llegaron los buenos resultados, tuvimos un momento de dudas, como si nos hubiésemos confiado, que nos hizo perder un poco la perspectiva. En este último tramo y gracias a alguna que otra derrota contra equipos de nuestra liga, nos volvió a quedar claro que era lo que teníamos que evitar y lo que nos hacia fuertes.

¿Con qué sistema rinde mejor su equipo?
Podemos jugar con varios sistemas, sobre todo con 1-4-1-4-1 y 1-4-3-1-2, pero lo que no puede variar son los rasgos que nos identifican. Tenemos que ser un equipo defensivamente sea seguro, que conceda poco, que exija mucho al rival para marcarnos gol y, ofensivamente, saber aprovechar nuestros recursos.

¿Son importantes las jugadas a balón parado o son situaciones secundarias en el desarrollo de los partidos?
Las entrenamos en pretemporada y, desde entonces, en días puntuales. Hemos marcado muchos goles a balón parado y muy pocos en contra. A ver si sigue la racha. Hay que darle obligatoriamente mucha importancia y, si la cosa no funciona con ellas, tomar medidas ya que dan y quitan muchos puntos.

«Hemos cambiado ciertas actitudes/hábitos individuales que, en esta liga, los jugadores no se podían permitir y nos penalizaban demasiado»

¿Qué valor tiene el rival en la preparación de un partido de liga?
Somos un equipo que primero debe tener claro a qué jugamos y después hacer pequeños ajustes en función al rival. Podemos cambiar el esquema según el estilo de juego que nos proponga el rival y tener en cuenta ciertas ideas pero lo que más importa en nuestro equipo es ser nosotros mismos y saber qué nos hace fuertes y débiles en cada situación.

¿Cómo mantiene el contacto con sus futbolistas en la situación actual?
Tienen una rutina para hacer en casa mientras la liga está parada. Nos comunicamos a través del grupo de WhatsApp del equipo o a través de conversaciones privadas. El club también organiza actividades para hacer piña y para mantener a los niños entretenidos y enchufados.

¿Cuál ha sido el equipo de la liga que más le ha gustado?
Sacando Celta y Deportivo, destacaría al Val Miñor. Tiene jugadores técnicamente muy buenos y un estilo de fútbol combinativo pero muy vertical. No desaprovechan situaciones de ventaja, llegan rápido a zonas de peligro a través del juego combinado, buenos jugadores en el uno contra uno que no dudan en medirse con su defensor…

«La Escuela del Oroso funciona de forma muy parecida a escuelas de clubs profesionales»

¿Cuál ha sido el mejor partido de su equipo esta temporada?
En el partido contra el Lérez en la primera vuelta el equipo fue exactamente lo que debía ser -defensivamente muy intenso ganando casi todos los primeros y segundos balones- y teniendo claro cómo atacar -muy verticales (con pases cortos o largos) y muy profundos-. También jugamos bien contra el Lugo en casa: defensivamente muy seguros y, desde esa seguridad defensiva, generamos situaciones de ventaja en ataque.

¿De qué derrota de esta campaña ha aprendido más?
De la de Bertamiráns y Coruxo. Nos jugábamos mucho en esos partidos. Los niños se dieron cuenta de que juguemos contra quien juguemos hay cosas que no podemos variar. Esos partidos nos ayudaron a que quedase definitivamente claro cuáles son nuestros puntos fuertes y qué situaciones o actitudes debemos evitar.

¿En qué ha cambiado el fútbol base de la actualidad respecto al de hace diez años?
Las escuelas de fútbol están cada vez más ‘profesionalizadas’ con entrenadores que no dejan de formarse y de adquirir conocimientos. La Escuela del Oroso funciona de forma muy parecida a escuelas de clubs profesionales. Por otro lado, los niños empiezan a tomarse más en serio el fútbol y eso tiene sus consecuencias buenas pero también malas: se les trata casi como a profesionales demasiado pronto, piensan muy poco en mejorar y mucho en jugar a cada domingo, se les presiona y exige demasiado. A veces notas que dejan de disfrutar, cambian de un equipo a otro sin motivos reales…

«Es importante que los niños distingan los tipos de fútbol que hay y que sepan valorar de cada uno sus pros y sus contras»

¿Se entrena mejor la técnica en los campos de césped artificial o, como hace unos años, en los de tierra?
Se puede entrenar igual o mejor en cualquiera de las superficies.

¿Formar e intentar ganar o ganar e intentar formar?
A veces se prioriza ganar sobre formar pero también es verdad que muchas veces se le llama ‘formar’ a que los equipos jueguen a un determinado estilo de fútbol combinativo o a querer ganar jugando con un estilo de juego más directo. Para mí, formar es que los niños sepan valorar el buen trato del balón, la salida desde atrás, no perder la posesión del balón, pero también que sepan valorar lo importante que es un buen despeje orientado, un segundo balón, una buena acción defensiva, ganar un primer balón de cabeza constantemente… Es importante que los niños distingan los tipos de fútbol que hay y que sepan valorar de cada uno sus pros y sus contras, explicarles por qué se juega de una manera en una determinada situación y, sobre todo, exigirles: que no se acomoden en lo que saben hacer y hacerlos crecer… Es igual de perjudicial, a nivel de formación, un mediocampista de un equipo que juega combinado que siempre lo haga hacia atrás o en horizontal y que no se gire cuando debe hacerlo, que un niño que cuando coge el balón, esté en la situación que esté, se deshace del balón sin sentido. Es posible enseñar y ganar al mismo tiempo. Los niños deben ir mejorando en el entrenamiento y, poco a poco, aplicar en los partidos lo que van aprendiendo… Es importante que el entrenador les dé confianza para que eso se produzca, que sepa gestionar los momentos y que también sepa diferenciar a qué niño pedirle maá y a qué niño pedirle menos y, poco a poco, intentar que mejoren todos.

¿Es un problema el espacio del que se dispone para realizar un entrenamiento?
En las escuelas, los campos están saturados. Los entrenadores tenemos que saber adaptarnos a lo que toca, pero es muy importante que algún día a la semana el equipo disponga de todo o casi todo el campo y también de los suficientes jugadores para entrenar situaciones de 11 contra 11, 10 contra 10 o 9 contra 9.

¿Cree en las técnicas de motivación en el fútbol base o están reservadas para el fútbol amateur?
Los niños tienen que estar motivados y nuestra obligación es ayudarles a que así sea. Es importante para un entrenador saber gestionar, potenciar y utilizar esa motivación. En determinadas situaciones, las técnicas de motivación pueden ayudar a que así sea.

¿Utiliza el soporte de vídeo con su equipo?
Si tuviera la oportunidad de grabar los entrenamientos, lo haría encantado. Cuanta más información, mejor.

¿Cómo deben resolverse las competiciones profesionales y las no profesionales que se han suspendido por el COVID-19?
Entreno a dos equipos y la situación es totalmente opuesta: uno está a dos puntos de la salvación en División de Honor Cadete y el otro es líder en la Primera Galicia Grupo 2. Creo que hay que acabar las ligas sí o sí con el calendario actual, un sistema ‘playoff’ o como sea. Anularlas sería injusto porque hay mucho trabajo, tiempo y dinero invertido por parte de los clubs. Se habla de que en los clubs profesionales hay mucho dinero en juego, pero un club de base o de modestos también lleva invertido mucho dinero, tiempo y esfuerzo esta temporada, a veces haciendo malabares y pasándolas canutas para cuadrar los gastos. Aún así, reconozco que la situación es complicada y no es fácil de resolver.

EL TEST DEL MÍSTER 📝

  1. ¿Trabaja siempre el balón parado los viernes?
  2. ¿Música en el vestuario los días de partido?
  3. ¿Grito del grupo antes de empezar los encuentros?
  4. ¿Ropa de calle en el banquillo en los partidos?
  5. ¿Se queda en el vestuario durante el calentamiento?
  6. ¿Se dirige al árbitro durante los partidos?
  7. ¿Los suplentes calientan sin un entrenador/ayudante?
  8. ¿Se mete en el campo cuando da indicaciones?
  9. ¿Tiene una relación cercana con los padres de los jugadores?
  10. ¿Ha hecho algún entrenamiento sin balones?
A %d blogueros les gusta esto: